Autoexigencia

 

La necesidad de ser perfectos es una forma de control. Una parte de nosotros que se siente herida cree que “Si soy perfecto —lo que quiera que signifique eso para cada uno—, la gente me aceptará, me querrá, me admirará, me aprobará y me prestará atención o me valorará. Entonces me sentiré importante. Siendo perfecto, puedo controlar lo que la gente siente sobre mí”.

Autoexigencia hombreJuzgarse a uno mismo y tener una autoexigencia para hacer las cosas “perfectamente” muchas veces nos retrasa, nos paraliza en vez de llevarnos a la creatividad y la productividad
Detrás de las máscaras de estas vidas exitosas muchas veces se esconde la desilusión y el terror. Las obligaciones estrechan la vida hasta que ya no hay vida; quizás existencia, pero no vida.
la AUTOEXIGENCIA, instala en la vida una nueva ADICCION: ADICCION A LA PERFECCION.Autoexigencia mujer
La familia perfecta, la casa perfecta,  el hijo perfecto, ¿y qué? ¿Qué representa todo eso? Debería ser más que sólo esto. Nací, morí, y nunca he vivido.
A menudo, detrás del escenario, estas pretenciones están encadenadas a alguna forma de adicción: comida, alcohol, limpieza constante, perfección…

Daniel H. Ricciuti.
Miembro del colegio de profesionales de Psicología Transpersonal (CPPTRA)
y Fundador de la Asociación Argentina de Psicología Transpersonal (PSIQUE)
Cel: 15-3796-3974
Terapeuta Psicología Transpersonal
Diplomado en Gestalt  G.U.F (EE.UU)
MP 130239